¿Tengo vocación?

 

¡Hola! 

Como personas y como hijos de Dios, todos somos llamados a una vocación específica y tenemos la capacidad de responder, desde nuestra libertad, a la invitación que se nos hace.

 

Cuando se siente la inquietud de seguir más de cerca a Cristo, cuando se escucha esa voz interna, NO hay que tener miedo, sino alegremente decir como Samuel: "Aquí estoy; habla, Señor, que tu siervo escucha" (cf I Sam 3, 4ss).

 

Una vez que te descubres invitado por Dios a continuar con su proyecto de amor, ese seguimiento se concretizará en una espiritualidad determinada: ya sea como laico comprometido, en la vida religiosa o participando del sacerdocio ministerial.

 

Para discernir (clarificar) cuál es nuestra vocación, es necesario ponernos en la presencia de Dios, y en oración, pedirle que sea Él mismo quien nos dé la certeza que necesitamos, que nos permita conocer cuál es su voluntad y nos dé la valentía para ser generosos y entregar nuestra vida por el bien de los hermanos.

 

 

Resumiendo, tenemos algunas tareas:

1. Hacer oración para conocer la voluntad de Dios,

2. Iniciar un proceso de orientación vocacional con algún sacerdote o religios@

3. Tocar puertas, buscar, conocer, informarse.

 

 

 

Please reload

Hola
Bienvenido a el blog vocacional de los Sacerdotes y Hermanos Paulinos.
¡Déjanos tus comentarios!
Entradas recientes
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

© 2017 Sociedad de San Pablo

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now